Tifón Haiyan (Yolanda) – Filipinas, 2013

cyclonePhailin

REPORTE DE LA OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA COORDINACIÓN DE ASUNTOS HUMANITARIOS

Fuente: ReliefWeb.Int

La situación humanitaria en las áreas devastadas por el tifón Haiyan (Yolanda) es catastrófica. Casi 13 millones de personas en las Filipinas han sido afectadas, entre ellos unos 5 millones de niñas y niños. Un millón novecientos mil hombres, mujeres y niños han sido desplazados, muchos de ellos necesitan desesperadamente alimentos, agua potable, vivienda y condiciones sanitarias adecuadas. Muchas personas lo han perdido todo: sus seres queridos, sus hogares y sus comunidades.

Un desastre de esta magnitud requiere de una respuesta masiva. El Gobierno de Filipinas ha puesto en marcha operaciones de socorro en condiciones muy difíciles. Los gobiernos locales se han visto diezmados debido a que la gente ha muerto o porque han tenido que ir en busca de sus seres queridos. Debido a la escala, complejidad y urgencia que ha creado este desastre, la comunidad humanitaria ha declarado el nivel más alto de respuesta a la emergencia. Esto significa que los suministros, la capacidad logística y  líderes con más experiencia humanitaria de todo el planeta han sido desplegados para apoyar los esfuerzos del gobierno local.

La escala y el alcance de esta tragedia ha conmocionado a todo el mundo. A pesar de haber evacuado a muchas personas antes de la llegada del tifón y de la presencia de equipos humanitarios sobre el terreno, nadie anticipó su ferocidad y marejada ciclónica. Las personas en Filipinas son resilentes, cada año deben enfrentar numerosas crisis, pero esta situación sobrepasó su experiencia.

La prioridad de los próximos días y semanas son el transporte y la distribución de galletas y alimento de alto nivel nutritivo, lonas, tiendas de campaña y otros refugios; además de artículos de primera necesidad. Se necesitan equipos de higiene especialmente para atender a los niños, pastillas para purificar el agua y un servicio de atención personalizado para ayudar a las personas a encontrar a sus seres queridos. Un programa a gran escala de limpieza de las vías necesita ser implementado y se necesitan bolsas para empacar los cadáveres. Igualmente, se necesitan camiones, motocicletas, generadores, combustible y equipos de telecomunicación para que los suministros y equipos de ayuda lleguen hasta las personas que más los necesitan. Es un reto logístico inmenso.

El trabajo realizado por el personal militar de países hermanos para apoyar los esfuerzos de los militares filipinos es un elemento esencial para aumentar la efectividad de las operaciones humanitarias. Cada día que pasa se necesita de helicópteros, aviones, equipos de comunicación y otros suministros esenciales que nos permita llegar a más población vulnerable en zonas remotas.

Las Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias están estableciendo una operación de ayuda a gran escala en toda el área afectada.  Los equipos médicos están brindando servicios de emergencia en Cebu y Tacloban; se ha distribuido alimento a 170.000 personas en las áreas afectadas. Para aliviar el desastre, se está empezando a entregar ayudas mediante una cadena de suministros que desde Manila llega hasta las áreas afectadas. Tenemos equipos de coordinación y asesoría en Busuaga, Roxas y Tacloban; y personal de logística trabajando en Cebu. El servicio de agua ha sido restaurado en algunas áreas y especialistas en protección infantil están trabajando con las autoridades para identificar y registrar a los menores que han sido separados de sus familias.

Se ha puesto en marcha un plan de respuesta humanitaria para obtener 301 millones de dólares para que las Naciones Unidas y los asociados humanitarios puedan proporcionar alimentos de emergencia, refugio, agua potable, servicios sanitarios y de salud durante seis meses. Esto se deberá actualizar a medida que la situación avance. Ya se han asignado 25 millones de dólares por parte del Fondo Central de Respuestas a las Emergencias (CERF, por sus siglas en inglés) para poner en marcha operaciones de salvamento. Todas las contribuciones provenientes de países, compañías y personas particulares ayudarán a marcar la diferencia. Por favor, sé generoso y demuestra tu compromiso de ayuda con las personas y el Gobierno de Filipinas para que puedan sobrellevar y superar esta abrumadora tragedia.

Ayuda a Food for Life para que pueda suministrar alimentos veganos que alivien esta emergencia