Estadísticas mundiales del hambre en 2 minutos

Más de 800 millones de personas viven cada día con hambre como su compañero constante, lo que significa que aproximadamente una de cada nueve personas en esta tierra no tiene suficientes alimentos para llevar una vida activa y saludable.

En los países en desarrollo donde vive la gran mayoría de las personas hambrientas del mundo, hasta el 12.9 por ciento de la población tiene hambre y se considera que está gravemente desnutrida. Asia es el continente con más personas hambrientas, representa dos tercios del número total, mientras que el área en desarrollo del África subsahariana es la región con mayor prevalencia (porcentaje de población) de hambre. Actualmente, una de cada cuatro personas en África subsahariana está desnutrida.

El hambre deja a los niños en estas áreas en desarrollo en alto riesgo. De los aproximadamente 820 millones de personas que padecen hambre, 66 millones son niños en edad escolar primaria que asisten a clases con hambre. La asombrosa cifra de 23 millones de esos niños viven solo en África.

El hambre contribuye al mal estado de salud de los niños, lo que da como resultado poblaciones de jóvenes desnutridas y frecuentemente hospitalizadas. La mala nutrición causa casi la mitad (45%) de las muertes en niños menores de cinco años, una estadística devastadora de 3.1 millones de niños cada año. Uno de cada seis niños en los países en desarrollo tiene bajo peso (aproximadamente 100 millones) y se considera que uno de cada cuatro niños tiene retraso en el crecimiento. En los países en desarrollo, la proporción de crecimiento atrofiado puede aumentar a uno de cada tres niños.

Food for Life Global aborda el hambre en el mundo con una distribución liberal de comidas a base de plantas puras preparadas con amorosa intención. Al asociarnos con comunidades locales y marcas ecológicas, actualmente operamos en algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo. Presente en más de 60 países, Food for Life Global sirve más de 2 millones de comidas al día utilizando soluciones basadas en plantas para fortalecer los esfuerzos mundiales de ayuda alimentaria y erradicar la pobreza extrema y el hambre.